ENVÍO GRATIS EN COMPRAS SUPERIORES A $2000

Masculinidad & Skincare

Masculinidad y cuidado facial

Aunque el tema de los hombres y nuestra relación con el skincare parezca sencillo, la realidad es que tiene un gran trasfondo cultural. Que elijamos o no cuidarnos no se trata únicamente de una elección propia, por el contrario, muchas veces está teñida por pensamientos y formas que fuimos aprendiendo a lo largo de nuestras vidas.

Empecemos por lo primero:

Masculinidad (def): Conjunto de características físicas, psíquicas o morales que se consideran propias del varón o de lo masculino, en oposición a lo femenino.

 

Podríamos hacer un análisis realmente profundo de un sinfín de cuestiones que configuran la forma en la que los hombres actuamos, sentimos y pensamos, pero, al menos por esta vez, hagamos foco en el tema de hoy: el cuidado de la piel. Como vimos en la definición, la masculinidad parecería ser lo opuesto a la femineidad, a todo aquello que tenga relación con la mujer. Resulta familiar, ¿verdad? El rosado y el celeste, la habilitación para llorar o no, las profesiones.

Cuidarse la piel para retrasar el paso del tiempo (producto de una presión social) es una de las obligaciones que ha tenido la mujer históricamente. A los hombres, por el contrario, nos impusieron la obligación de ser rudos, fuertes, con manos toscas y piel gruesa.

Ser conscientes de que existen diversos paradigmas y que fueron creados es un gran paso, nos da perspectiva y con esa información podemos accionar. Separarnos de lo que conocemos y tomar nuestras propias decisiones.

Cuidarse la piel no debería tener género.

Más allá de arrugas, imperfecciones, líneas de expresión, estoy convencido que el motor para cuidarnos la piel tiene que ser nuestra salud. Qué elegimos aplicar sobre el órgano más grande de nuestro cuerpo habla de la relación que tenemos con él.

En resumen, nos recomiendo a todxs que revisemos si las acciones que estamos tomando -o evitando tomar- están alineadas con nosotros mismos o parten de afuera, de algo aprendido o impuesto. El cuidado de la piel es un ejemplo claro, pero les aseguro que pasa en muchos ámbitos de nuestras vidas.

Tener la libertad de elegir es un privilegio al que todos deberíamos poder acceder.

 

Por Mathías Fernández, creador de Génova.

Otros
artículos

Abrir chat
1
Hola, si tenés alguna consulta escribinos y te ayudamos 🤍.