Cómo cuidar tu piel en invierno

Resequedad y deshidratación son las principales problemáticas de nuestra piel en invierno. Te contamos cómo combatirlas y tener una piel saludable:

¿Cuáles son los principales problemas de la piel en invierno y cómo prevenirlos?

El hecho de estar expuestos al frío o a cambios bruscos de temperatura frío-calor o viceversa (exterior vs áreas calefaccionadas) desencadena una serie de reacciones en la piel. Los más conocidos son:

 

– Circulación sanguínea más lenta: En invierno, la circulación de la sangre tiende a enlentecerse, repercutiendo en la renovación celular de nuestra piel. Como consecuencia de esto, la piel puede verse más opaca o apagada.

 

– Deshidratación: La calefacción tiende a quitar la humedad de los ambientes, contribuyendo a que la piel pierda agua y se reseque, al punto de llegar a descamarse.

 

– Desequilibrio de la barrera de la piel: No olvidemos que la función principal de nuestra piel es de barrera, evitando el ingreso de organismos externos que irrumpan el equilibrio.

Esta barrera puede dañarse de muchas maneras. En invierno, la principal problemática es el agua excesivamente caliente en la ducha. El manto protector está constituido en gran parte de lípidos (aceites y grasas producidas por nuestro cuerpo), el agua caliente barre con ellos y deja nuestra piel expuesta a agentes patógenos causantes de acné, infecciones, entre otros.

¿Cómo tener una piel saludable en invierno?

Existen algunas acciones que podemos tomar para tener una piel sana, libre de resequedad y radiante en invierno:

 

– Aunque nos encante el agua caliente, intentar bajar la temperatura y la duración de las duchas. En lo posible, el rostro lavarlo con agua apenas tibia.

 

– En nuestra casa u oficina, mantener una ventana apenas abierta o usar un humidificador para evitar que la calefacción reseque tanto el ambiente.

 

Hidratar la piel y elegir productos que humecten (generen una capa para que la piel no pierda agua) y regeneren.

 

– Aplicar una mascarilla hidratante una vez a la semana o sumar una bruma antes de la hidratante para aportar un plus de hidratación.

Te compartimos algunas opciones ideales y te contamos porqué:

¿Por qué te lo recomendamos?

Es una hidratante ligera y poderosa apta para todo tipo de piel. Contiene Aloe Vera que ayuda a calmar pieles irritadas o con la barrera de la piel comprometida. Además, su principio activo estrella es la Caléndula, reconocida por potenciar la regeneración celular.

Bruma-facial-poseidon

¿Por qué te lo recomendamos?

Aporta un plus de hidratación. Contiene agua destilada de alta calidad, además de aceites no comedogénicos que nutren la piel en profundidad.

Otros
artículos

Abrir chat
1
Hola, si tenés alguna consulta escribinos y te ayudamos 🤍.